Alex Rodríguez disparó el mercado de salarios una vez, y podría volverlo a hacer. Pero en esta temporada está poniendo marcas y contradiciendo las percepciones negativas.

El tercera base del Bronx ha demostrado una gracia bajo presión en la Gran Manzana.

Y ha recudido un evento monumental-el intento de Barry Bonds de romper la marca de 755 jonrones de Hank Aaron-a un "primer acto", un prólogo de su propia odisea.

Cuando Bonds dé su jonrón 756, no será "dueño" de la marca, sino que la tendrá "prestada", hasta que Rodríguez lo supere en las últimas vueltas de su gira como el mejor jugador de los primeros 140 años del béisbol.

El manager de Atlanta, Bobby Cox, comentó sobre la atención sobre Bonds en una serie reciente entre los Bravos y los Gigantes. "No creo que importe mucho", dijo Cox. "Creo que Alex Rodríguez romperá esa marca en unos cinco años."

Y Bonds está totalmente de acuerdo. En una entrevista larga con Fox Sports Net recientemente, Bonds dijo sin vacilar que A-Rod sería el jugador con más posibilidades de superarlo en jonrones.

"Y le dije que no me tendrá que llamar", dijo Bonds. "Estaré ahí en primera fila, aplaudiendo."

Para los otros, como Frank Thomas, 500 es un destino final, alcanzado con alivio y con mucho cansancio. Para Rodríguez, es sólo una parada.

Thomas es el ejemplo perfecto para exponer lo lejos que puede llegar Rodríguez. Con la excepción de un par de temporadas con lesiones en las piernas, Thomas es recordado como el bateador de más poder en medio del lineup de los Medias Blancas. Y que él haya llegado por fin a los 500 bambinazos casi a los 40 años de edad mientras que Rodríguez ya está apenas en sus 30...pues eso lo dice todo.

Ni siquiera Babe Ruth, que inventó el fenómeno de los récords de jonrones, dio cuadrangulares a este ritmo. Ninguno lo ha hecho, y es difícil que alguien lo llegue a hacer pronto.

Pronto Rodríguez será dueño del récord que tendrá pronto Bonds. Sólo es cuestión de ver hasta dónde llegará.

Es increíble pensar que en relativamente poco tiempo veremos un récord roto dos veces, después de verlo cambiar de manos en sólo dos ocasiones en 72 años (Ruth se retiró en 1935 con 714, que Aaron extendió a 755 en 1976).

Matemáticamente, no hay forma de que no llegue. Hasta al 75% de su ritmo actual, llegaría a los 760 durante la temporada del 2014-que empezaría a los 38 años de edad.

La proyección de los otros puede ser un poco tonto, pero hasta eso tiene un punto: En las temporadas que comenzaron a los 38 años de edad, Ruth tenía 652 jonrones, Aaron 639-y Bonds 567.

Comparen el ritmo de Rodríguez con el de los otros toleteros de primera línea: Ruth, Aaron, Willie Mays, Sammy Sosa y Ken Griffey Jr. llegaron a los 500 jonrones todos a los 34 años de edad. Bonds llegó a los 36.

A-Rod, de 32, lo hace todo lucir fácil, pero no lo es. Pero cuando Rodríguez termine en el béisbol, lo dejará como nadie en la historia.