Yunel Escobar.

TAMPA, Florida - Hasta ahora, Yunel Escobar ha sido todo lo que querían los Rays, ¿verdad Joe Maddon?

"Honestamente, tiene tremenda ética de trabajo", dijo el manager de Tampa Bay acerca del infielder cubano. "Sólo hay que verlo antes de los juegos. Lo hace todos los días."

¿Y su actitud, Joe?

"He sostenido muchas conversaciones con él a diario", dijo Maddon. "Voy a continuar haciendo eso. Es una persona que cae bien. Lo que tenemos que hacer es llegar a entenderlo y, mientras avance ese proceso, él nos va a entender mejor también."

¿Entonces, todo bien hasta ahora?

"Si podemos continuar por este camino, estaré bien contento", contestó Maddon. "En ese caso él tendrá un año no bueno, sino excelente."

Los Rays no cometen errores, así que algunas personas se sorprendieron cuando Tampa Bay adquirió a Escobar de los Marlins en diciembre.

Surgieron interrogantes acerca de la actitud, madurez y juicio del cubano durante sus seis temporadas con los Bravos y los Azulejos. Escobar tiene tremendo talento, pero hubo momentos en que no parecía valer la pena tenerlo en un equipo tomando en cuenta los problemas que creaba.

Dice mucho el hecho de los Rays creer en él. Tampa Bay se ha arriesgado con algunos peloteros con actitud cuestionable, con buenos resultados.

Maddon es muy bueno a la hora de comunicarse con sus peloteros, con un ambiente positivo en el clubhouse.

Exige muy poco, sólo que sus pupilos jueguen duro, que se respeten uno al otro y que pongan el equipo primero. Es tan decente y tan llevadero que los jugadores parecen querer complacerlo.

Los Rays pusieron como prioridad mejorar su defensa, que pudo haberles costado un puesto en los playoffs en el 2012.

En un solo año, la defensa de Tampa Bay pasó de ser la mejor a la peor de la Liga Americana. Luego de permitir sólo 27 carreras inmerecidas en el 2011, los Rays concedió igual cantidad en sus primeros 68 partidos del 2012.

Su defensa se estabilizó cuando Ben Zobrist se trasladó al campo corto para los últimos 47 partidos de la temporada pasada, pero con marca de 90-72, Tampa Bay terminó a tres juegos de la clasificación.

Zobrist sabe jugar en tantas posiciones a un alto nivel que los Rays prefirieron seguir con la flexiblidad de ponerlo en diferentes puestos.

Entonces, luego de los Azulejos cambiar a Escobar a los Marlins, el gerente general de los Rays, Andrew Friedman, adquirió al cubano por el infielder de liga menor Derek Dietrich.

La directiva de Tampa Bay afirma que indagó mucho sobre Escobar antes de ejecutar el canje, llegando a la conclusión de que el cubano podía aportar bastante en un club que aspira a la Serie Mundial.

Una vez más, Maddon moverá las fichas con su lineup y su defensa, contando con puros titulares en sólo tres posiciones: la tercera base (Evan Longoria), el jardín central (Desmond Jennings) y el campo corto (Escobar).

Para el manager, tener un jugador élite a la defensa en las paradas cortas "solidifica todo".

"Cuando tienes esa clase de consistencia en esa posición, limpia todo", dijo Maddon. "Cuando estás cometiendo errores ahí, creo que eso impacta a nivel mental al resto del equipo."

Algo que probablemente vaya a ayudar en esta situación es el hecho de que dos integrantes de los Rays-el segunda base Kelly Johnson y el receptor boricua José Molina-han jugado anteriormente en equipos con Escobar.

"Él es como el 90% de nosotros", dijo Johnson. "Cuando los tiempos son difíciles, tienes que dejar todo a un lado y seguir jugando duro.

"Obviamente, eso es parte de firmar un contrato profesional y parte de lo que aprendes camino a Grandes Ligas. Aprendes a manejar la adversidad y ser un jugador por el equipo más que por ti mismo."

Johnson afirma que la defensa de Escobar la temporada pasada "fue la mejor que he visto de él.

"Tiene tanta fuerza en el brazo que si le llega a la bola, tiene la oportunidad de hacer algunas jugadas increíbles", continuó. "Puede quitarle muchos hits a la oposición. Este es su tercer equipo y, llegando a un lugar con una cultura tan establecida, parece estar mucho más acomodado."

De su parte Escobar, de 30 años, expresó que está entusiasmado de estar con los Rays y que le gustaría jugar en Tampa Bay por mucho tiempo.

"Me siento cómodo", dijo. "Es una organización nueva y estoy contento. Joe Maddon es buena persona. Quiero estar aquí por muchos años."