Clay Buchholz, Ryan Dempster y Jon Lester.

NUEVA YORK - Más allá del memorable debut de Jackie Bradley Jr. en Grandes Ligas y la victoria sobre los Yankees en el Día Inaugural, para Boston sucedió algo que necesita repetirse mucho si los Medias Rojas aspiran a competir este año.

Jon Lester, as de la rotación abridora, tuvo una sólida salida en el Bronx-aunque fue más breve (cinco innings) de lo que hubiera preferido el zurdo.

Por más que se hable de mejorar la química en el clubhouse y de la llegada de un prospecto como Bradley, la importancia del pitcheo abridor se ha subestimado a la hora de hablar de los Medias Rojas del 2013.

De hecho, el declive de la rotación el año pasado fue algo que no se destacó lo suficiente, ya que el ex manager Bobby Valentine recibió la mayor parte de la culpa por una campaña de 69-93 en Boston.

Para reclamar su condición de uno de los mejores equipos de Grandes Ligas, el equipo necesita volver a pitchar bien. Y todo empieza con la rotación.

En el 2012, los abridores de los Patirrojos tuvieron récord colectivo de 48-72 con efectividad de 5.19. Habría que remontar a 1997 (50-53, 4.95) para encontrar una edición de Boston con una rotación que se acercara a ese nivel tan bajo. En casi todos los departamentos colectivos de pitcheo del año pasado, los Medias Rojas estuvieron cerca del último lugar.

Terminaron en el puesto número 27 en carreras permitidas-4.98 por partido. También estuvieron 27tos en aperturas de calidad.

La causa del declive de Boston en septiembre del 2011 y todo el 2012 es la misma que podría volver a levantar al equipo.

"Nadie lo ha hablado de manera específica, pero casi se nota que está en mente de todos", dijo Clay Buchholz, el abridor señalado para abrir el segundo juego de la temporada de Boston el miércoles en Nueva York. "Uno se siente mucho mejor cuando se ganan los primeros tres o cuatro juegos, cuando se gana las primeras dos series, en vez de perder y luego tener que presionarse."

En el 2012, luego de una buena presentación de Lester en el Día Inaugural, Josh Beckett y Buchholz fueron apaleados en los siguientes dos partidos. Boston empezó la temporada con marca de 1-5 y no nunca estuvo en la pelea. El mismo Lester tuvo una mala campaña, terminando con 9-14 y efectividad de 4.82.

Por varios motivos, la rotación de este año podría ser mucho mejor que la del 2012.

Lester luce decidido a lograr un repunte. Buchholz empezó muy mal, pero lanzó bastante bien en la segunda mitad. Y sin más molestias en la espalda, el derecho debe de tener la oportunidad de rendir en el montículo ahora.

"Como Jon Lester y nuestros otros abridores, tuvo una primavera fuerte y consistente", dijo acerca de Buchholz el manager de los Medias Rojas, John Farrell. "Lo que nos fue evidente era que ya no tenía molestias físicas que lo limitaran. Creo que lució mejor con la localización de su recta en la zona. Si eso continúa, debe de ser un abridor bueno y bastante fuerte.

"El tiempo dirá qué significará eso en términos de victorias, derrotas y entradas lanzadas. Pero está en buenas condiciones para empezar la temporada."

Los Medias Rojas agregaron al "come-innings" veterano Ryan Dempster, quien es todo un profesional.

El venezolano Félix Doubront, uno de los tres abridores que quedan de la rotación del 2012, podría tomar un paso hacia adelante este año.

En días pasados Farrell expresó que el material de Doubront fue tan bueno como el de cualquiera en el cuerpo monticular de Boston. En otras palabras, si el zurdo puede aprender a maximizar su talento, podría dar un gran salto.

Luego está John Lackey. El veterano tuvo una temporada decente por Boston en el 2010 (14-11, EFE de 4.40) y un segundo año para el olvido (12-12, 6.41). Sin embargo, nadie podrá saber cuánto lo afectaron los dolores en el codo derecho en sus primeras dos campañas con los Patirrojos.

Ahora, a un año y medio de haberse sometido a una cirugía Tommy John, Lackey regresará y dice sentirse mejor que en mucho tiempo.

Aparte de los mismos lanzadores que conforman la rotación, otro factor que podría incidir en un repunte es el liderazgo.

No es coincidencia que Farrell fue la primera opción de la gerencia de Boston para dirigir al equiop. Durante su tiempo como coach de pitcheo en los Medias Rojas, Lester y Buchholz tuvieron las mejores temporadas de sus carreras.

Y el puertorriqueño Juan Nieves, el cuarto coach de pitcheo del equipo desde que Farrell dejó el puesto, parece tener el toque indicado.

"Definitivamente", dijo Buchholz al respecto. "Obviamente, (Farrell y Nieves) son hombres del béisbol que conocen el juego. Creo que lo mejor que tienen es que si tienes algún problema con algo, puedes hablar con ellos. Posiblemente no te guste lo que te digan, pero te van a decir la verdad."

Ahora todo el mundo sabe esta verdad: Los Medias Rojas llegarán tan lejos como su pitcheo los lleve.