Starlin Castro. (Charles Cherney/AP)

CHICAGO - Los Cachorros saben que el shortstop Starlin Castro tiene un brillante futuro por delante. El único problema es que el dominicano continúa cometiendo errores de concentración.

En el segundo inning del juego del sábado, el campocorto cometió una pifia a un roletazo de rutina que lucía idóneo para un doble-play y tuvo un día desastroso en la caja de bateo al irse en blanco tras ver solamente 14 lanzamientos en cinco turnos.

Fue un mal día, sin duda, para el quisqueyano, y parece que esos malos días siguen siendo un obstáculo para que el joven de 23 años haga valer todo su potencial.

"Su potencial llega hasta donde él quiere, ese es el caso con él", dijo el manager Dale Sveum. "Hasta dónde llega su potencial, eso lo decide él - el trabajo duro y los niveles de concentración y ser capaz de contar con todas esas herramientas a la hora de jugar el shortstop, así como a la hora de batear".

Sveum ha visto crecimiento en Castro de la pasada temporada a la actual, especialmente cuando se trata de disminuir los errores mentales. Aunque ese es un buen inicio, Castro sigue cometiendo errores físicos - no sólo en la defensa - a un paso alarmante.

"Mentalmente, creo que ha mejorado bastante, pero físicamente y cosas así, creo que estamos viendo más de lo mismo y necesita mejorar de una manera constante con cada partido - la concentración en su defensa y bateo y todo eso, también", manifestó Sveum. "Cuando llegas a este nivel y has permanecido aquí por algún tiempo ahora, él es quien tiene que decidir qué tan bueno quiere ser".