NUEVA YORK -- No todo es un camino de rosas para un pelotero profesional. A veces el camino hacia el Béisbol de Lujo puede venir matizada de un laberinto de espinas.

Ese ha sido el caso de Michael Ynoa, la gran promesa de la lomita de los Atléticos de Oakland, que en el 2008 recibió uno de los bonos más jugosos de pelotero latinoamericano alguno ($4.25 millones a los 16 años de edad), pero su trayectoria se ha visto frenada por las lesiones.

Una de esas lesiones derivó en que le fuera practicada en el 2010 la Operación Tommy John para reconstruirle ligamentos en el codo de su brazo de lanzar.

"A lo mejor Dios quiso que fuera así", reveló Ynoa a LasMayores.com, poco antes de que diera comienzo el Juego de las Futuras Estrellas del 2013 (#MLBFutures) en el Citi Field, hogar de los Mets de Nueva York. "Me sentía bien y mal a la vez. Comencé bien y luego vinieron las lesiones. Le oraba a Dios todos los días para que me mantuviera saludable".

Esas oraciones han tenido una respuesta sonriente en el 2013, ya que Ynoa, de apenas 21 años de edad, ha impresionado tanto al alto mando de los Atléticos que ya lo subieron a un nivel de Clase 'A' más fuerte para el resto de la temporada.

Casi simultáneamente con esa promoción se produjo su elección al Equipo del Mundo.

"Estoy bien emocionado de estar aquí", dijo Ynoa. "Me sorprendió un principio. He tenido en Nueva York la oportunidad de compartir con mis compañeros. He jugado desde que estábamos chiquitos con muchos de los que están aquí".

Ynoa dejó huella de su excelente recta y de la calidad de sus envíos rompientes en el Citi Field, pero Matt Davidson, promesa de los Diamondbacks de Arizona, le conectó un cuadrangular y a la postre el dominicano sufrió la derrota en el partido en el que el equipo de los Estados Unidos se impuso por cuarto año consecutivo. En su inning de trabajo toleró tres hits y dos carreras.

El rostro se le ilumina al agradable joven quisqueyano cuando se le pregunta qué le diría a los aficionados de los Atléticos que esperan verlo lanzar en Oakland en un día no muy lejano.

"Que estoy trabajando fuerte y lo voy a seguir haciendo para alcanzar mi sueño, que es lanzar en las Grandes Ligas", concluyó Ynoa, un derecho que tira la recta con fluidez desde la lomita con su impresionante estatura de 6 pies y 7 pulgadas (2.01 metros) "Mis metas de este año son mantenerme saludable y tirar strikes".