Miami tiene marca de 28-24 desde el 1ro de junio. (AP)

MIAMI - Si no fuera por la dramática mejoría de los Marlins en los últimos dos meses, no se sabe cómo se vería el clubhouse del equipo ahora mismo.

Un gran motivo por el que la organización no hizo movimiento alguno de cara a la fecha límite de cambios sin que los jugadores pasen por la lista waivers es la forma en que Miami ha jugado en las últimas semanas.

Entre junio y julio, los Marlins tuvieron récord de 27-24 y su efectividad colectiva de 3.38 fue la séptima mejor de Grandes Ligas. Y arrancaron el mes de agosto con una victoria por 3-0 sobre los Mets.

Ahora que el roster joven está empezando a madurar, la gerencia del equipo decidió no alterar lo que espera sea el núcleo de futuros éxitos.

¿Pero qué hubiese pasado si Miami no hubiera reaccionado entre junio y julio?

Basándose en los primeros dos meses de la temporada, lo más probable es que los Marlins hubieran sido "vendedores" para el 31 de julio. De haber seguido el ritmo de 14-41 entre abril y mayo, lo más seguro es que se hubiesen hecho algunos movimientos.

"De haber seguido abril y mayo, sí, creo que uno se sentiría diferente", dijo el presidente de operaciones de béisbol de Miami, Larry Beinfest. "Tal vez en ese caso hay que repensar el programa entero".

El club empezó a jugar mejor desde que volvieron de sus lesiones Giancarlo Stanton, Logan Morrison, Nathan Eovaldi y el venezolano Henderson Alvarez.

"Los muchachos están acumulando experiencia", dijo Beinfest. "Ya tenemos de regreso nuestro pitcheo. Los muchachos recuperaron la salud y empezamos a lucir como queríamos desde el principio.

"Las cosas no salieron bien en un principio, sin dudas", continuó el ejecutivo. "Ahora bien, ha sido importante la manera en que hemos jugado los últimos dos meses".

Para los últimos dos meses de la temporada, los Marlins pretenden ganar la mayor cantidad de partidos posible. Por eso decidieron quedarse con veteranos como Chad Qualls, quien provocó el interés de varios equipos que buscaban adquirir al veterano.

Qualls será agente libre después de esta campaña, pero los Marlins ven el valor del derecho para la recta final. El veterano está cumpliendo el rol de preparador de mesa, y si fuera canjeado, los relevistas jóvenes tendrían que estar en papeles para los que no están necesariamente preparados.

Con una rotación joven y talentosa, la organización de Miami no quería que las potenciales victorias se convirtieran en oportunidades de salvamento malogradas.

"Creo que algunos de nuestros jugadores de experiencia están cumpliendo roles vitales aquí", dijo Beinfest. "Vimos el panorama y nos preguntamos, 'OK, ¿cuál es su producción? ¿Cuál es su aporte en el equipo, tanto en el clubhouse como en el terreno, etc.?' Y si los veteranos encajan en ese rol y pensamos que están ayudando, entonces sin dudas quisiéramos que siguieran aquí."