Los Bravos aseguraron su división en Chicago, mientras que los Atléticos lo hicieron ante su afición en Oakland.

NUEVA YORK -- Fredi González no le iba a poner pero alguno a celebrar la conquista de un banderín en un territorio ajeno, como el Wrigley Field de Chicago. "Lo que uno quiere es celebrar en casa frente a sus fanáticos, pero no creo que exista algo mejor que asegurar la división en uno de estos estadios, como Wrigley o Fenway. Estos parques históricos son la segunda mejor opción", declaró González, el piloto cubano de los Bravos de Atlanta.

Al proclamarse campeones del Este de la Liga Nacional por primera vez desde 2005, los Bravos fueron uno de tres equipos que el domingo empezaron a fraguar sus planes para el mes de octubre.

La derrota que los Nacionales de Washington sufrieron a primera hora --4-2 ante los Marlins de Miami en el juego inicial de una doble cartelera-- certificó el título de división para los Bravos y de paso catapultó a los Cardenales de San Luis a la postemporada con por lo menos un boleto de wild card.

Además, los Atléticos de Oakland revalidaron su corona en el Oeste de la Liga Americana. Con su 25ta comparecencia de postemporada, los Atléticos son sólo superados por los Yanquis (51) y Dodgers (27).

Los Bravos y los Atléticos se sumaron a los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Angeles como campeones de división.

Apenas queda una semana de temporada y sólo faltan por definirse los campeones en la Central de ambas ligas. Los Tigres de Detroit acarician la corona de la suya con una diferencia de cinco juegos sobre los Indios de Cleveland. San Luis aventaja por dos juegos a Cincinnati y Pittsburgh. Los Cardenales cayeron en la jornada por 6-4 ante los Cerveceros de Milwaukee.

La puja por los dos comodines en cada circuito sigue al rojo vivo.

En la Americana, Tampa Bay mantiene medio juego de ventaja sobre Cleveland. Hoy por hoy, esos dos equipos disputarían el partido de comodines. Pero no pueden descuidarse de Texas, a juego y medio detrás de los Indios. Kansas City, Nueva York y Baltimore marchan más rezagados y con un margen de maniobra muy apretado.

El panorama en la Nacional es un poco más cristalino: tres equipos de la Central se clasificarían a la postemporada. Uno sería el campeón de la división y los otros se llevarían los comodines. De momento, Cincinnati y Pittsburgh están empatados por los comodines, sacándole cinco juegos de diferencia a Washington, que cayó ante Florida en el segundo duelo de la doble cartelera y quedó prácticamente fuera, al restarle sólo seis encuentros.

A esta altura de la campaña, los equipos emplean todos los recursos a su disposición para salir adelante.

Por ejemplo, los Rays trajeron de la República Dominicana a un novato para que lanzara el domingo.

Enny Romero, un zurdo de 22 años, había cumplido sus compromisos en las menores y la noche del viernes estaba tranquilamente en su casa observando el juego que los Rays le ganaron en casa a los Orioles de Baltimore en 18 innings.

Romero escribió un mensaje en su cuenta de Twitter: "Yo puedo viajar y lanzar mañana mismo".

Ni cortos ni perezosos, los Rays le cumplieron el deseo. El domingo, Romero se bautizó en las mayores al abrir en la victoria 3-1 ante Baltimore.

"Me siento súper contento de estar aquí con los Rays", dijo Romero, quien se combinó con cinco relevistas para una faena de tres hits. "Estoy agradecido con los Rays por haberme llamado".

"Enny llegó aquí luego de tuitear que su lugar era aquí... nosotros leemos lo que se pone en Twitter", indicó el piloto de los Rays Joe Maddon. "Que lo sepan todos nuestros jugadores de ligas menores, escriban en Twitter y de repente los subimos a las mayores para pelear por los playoffs".

Después de medirse con los Orioles el lunes, los Rays se embarcarán a Nueva York para visitar a los Yanquis en una serie de tres enfrentamientos. En peligro de quedarse fuera de los playoffs apenas por segunda vez en 19 años, los Yanquis precisan barrer esa serie y luego hacer otro tanto al completar la campaña en Houston ante los Astros, el peor equipo de las mayores.

Entonados tras barrer en cuatro partidos a Houston, los Indios son dueños de su propio destino. El viento sopla a su favor al considerar que en el tramo final de la campaña se las verán con los Medias Blancas y Mellizos, los dos colistas de la Central.

"Nos queda una semana y estamos en una posición envidiable", comentó el piloto de los Indios Terry Francona. "Tenemos que seguir ganando".