Miguel Cabrera (izq) y Josh Donaldson

OAKLAND -- John Donaldson imita a Miguel Cabrera siempre que puede, y no tiene empacho en admitirlo.

Donaldson dedicó un par de días a la semana durante las vacaciones a estudiar al toletero venezolano en la caja de bateo, tratando de aprender algo que pudiese utilizar con los Atléticos de Oakland.

De hecho, aprendió un par de cosas en una temporada en la que saltó al estrellato: .301 de promedio, 24 jonrones y 93 remolcadas en 158 juegos para los campeones de la división Oeste.

Estos dos antesalistas se verán las caras en los playoffs por segundo año consecutivo, cuando los Atléticos y los Tigres de Detroit se enfrenten desde el viernes en la serie divisional de la Liga Americana.

Cabrera es una superestrella, ganador de la Triple Corona y Jugador Más Valioso en 2012, y considerado como el mejor bateador de la actualidad en todo el béisbol. El otro es más desconocido, una figura en ascenso que fue elegido como el mejor jugador de septiembre en la Americana, en su primera temporada completa en Grandes Ligas.

El salario de Cabrera este año es de 21 millones de dólares, mientras que Donaldson cobró apenas 492.500.

"Josh es el MVP de nuestro equipo y Miguel Cabrera es el MVP de las Grandes Ligas", dijo el inicialista de los Atléticos Brandon Moss.

"He visto bastante sus vídeos cuando batea", dijo Donaldson. "Es un bateador súper dotado, y admiro su rutina y trato de aprender de él. Es uno de los mejores bateadores de banda contraria y eso me ha ayudado a dar un salto, el poder batear hacia el jardín derecho".

Cabrera reaccionó complacido al enterarse que Donaldson analiza sus videos.

"Eso es tremendo", dijo Cabrera. "Él es un gran pelotero, uno de las razones por las cuales los Atléticos están en los playoffs. Le da mucha energía a su equipo. Es alguien que puede causar impacto en el juego con su bate y también con el guante".

Y pensar que Donaldson iba a ser el receptor de los Atléticos hasta que tuvo que tapar el hueco en la antesala cuando Scott Sizemore sufrió una lesión en la rodilla al inicio de la pretemporada en 2012.

Aparte del duelo en la tercera base, la revancha de la serie de primera ronda tiene otro cariz en esta ocasión. Cabrera, Prince Fielder y los Tigres quieren redimirse tras ser barridos por San Francisco en la pasada Serie Mundial. Los Atléticos dejaron de ser sorpresa y saben que estuvieron cerca de eliminar a los Tigres el año pasado.

Max Scherzer (21-3) será el abridor el viernes por los Tigres contra el dominicano Bartolo Colón, ganador de 18 juegos con Oakland.

Los Atléticos visitaron el Comerica Park de los Tigres en agosto, ganando tres de cuatro.

El bate de Cabrera es esencial. Acumuló un promedio de .348 con 44 jonrones y 137 remolcadas, pero terminó el año mermado por diversas lesiones en la espalda, cadera izquierda y abdomen por unos Tigres que ganaron su división Central por tercer año seguido.

"Deseo que mañana a la hora del juego pueda estar al 100%. Me he sentido mucho mejor los últimos días", dijo Cabrera sobre una dolencia en la ingle. "No creo que me afecte en los playoffs. Cualquier cosa puede pasar. Estoy listo para dejarlo todo en el terreno".

Los Atléticos también tienes sus preocupaciones con lesiones. El jardinero izquierdo cubano Yoenis Céspedes arrastra una molestia en el hombro derecho. En caso que no pueda tirar cómodo con su brazo, Céspedes pasaría a ser el bateador designado.