Yasiel Puig. (Elsa/Getty Images)

SAN LUIS - Los Dodgers sabían que la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Cardenales no iba a ser una tarea fácil.

Pero lo que quizás no se imaginaron es que se trataría de un reto de esta magnitud. El camino a la Serie Mundial luce aun más complicado para los azules ahora que están abajo 0-2 tras la derrota en el Busch Stadium por marcador de 1-0 el sábado.

Vamos a recapitular lo que sucedió en San Luis. Los Cardenales derrotaron a Zack Greinke y a Clayton Kershaw en los primeros dos encuentros. El dominicano Hanley Ramírez fue excluido del lineup el sábado debido a una lesión en sus costillas y el cubano Yasiel Puig se fue de 10-0 con seis ponches.

¿Preocupados? Los Dodgers dicen no estarlo. La serie ahora se traslada al Dodger Stadium para el tercer compromiso, así que les gustan las oportunidades que se presentan al ir a su terreno. Los jugadores aseguran que los fanáticos de los Dodgers no deben preocuparse tampoco, y he aquí el por qué: Hyun-Jin Ryu abrirá el Juego 3 y Ricky Nolasco hará lo propio en el cuarto juego por los locales. Los Cardenales traerán a Adam Wainwright para el tercer juego y a Lance Lynn en el cuarto.

"Estamos haciendo swing demasiado fuerte, estamos tratando de hacer mucho con corredores en posición anotadora", dijo Ramírez. "Debemos recortar nuestros swing. Vamos a ser mejores, y espero que muy pronto. Aprenderemos de estos dos juegos".

Parece que hay mucho que aprender para los Dodgers. Por ejemplo, Puig recibió una fuerte lección por parte del pitcheo de San Luis. El joven fue uno de los grandes temas de conversación durante la temporada regular, y esa tendencia no ha cambiado en los playoffs. Todos en el estadio saben que Puig va a lograr alguna hazaña (batear un cuadrangular, hacer una gran jugada defensiva o correr velozmente por las bases) en cualquier momento.

El sábado, se ponchó en cuatro ocasiones.

"Saben, creo al igual que todos, está haciéndole swing a pitcheos malos, ha perseguido lanzamientos fuera de la zona, como lo estoy haciendo yo", dijo el primera base mexicano de Los Angeles, Adrián González. "Es algo muy frustrante. No creo que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo. No nos estamos recuperando. Tenemos que mejorar".

Los Dodgers tienen que mejorar mucho. El último equipo que se ha recuperado de un déficit de 0-2 en una Serie de Campeonato de la Liga Nacional fueron los Cardenales de 1985. Los Padres de 1984 son el único otro equipo que ha logrado tal hazaña.

No olviden que los Dodgers se han ido de 16-1 con corredores en posición anotadora. Puig, quien fue la estrella contra los Bravos en la Serie Divisional de la Liga Nacional, ha visto mejores días.

"Sí, obviamente, está frustrado, creo yo", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "(El receptor boricua de los Cardenales) Yadier (Molina) hace una gran labor de jugar con él como si fuese un yo-yo, mostrándole suficientes lanzamientos rompientes y luego la recta. Después vuelve con un pitcheo rompiente. Ahí es donde creo sale a relucir la inexperiencia (de Puig), cuando se trata de manejar la situación y lo que debe anticipar. Pero en cualquier instante, es capaz de empatar el juego con un swing o conectar un batazo clave".

Hubo momentos en que Puig lucía perdido en el plato durante el juego, pero habló de manera confiada en frente de su vestidor en la postrimerías de su derrota.

"Aún estoy jugando como lo sé hacer, pero tienen un buen lanzador y un buen receptor y me han dominado", dijo Puig. "Tuve cuatro ponches pero son cosas del juego. Los lanzadores tiraron muy bien".

Se le preguntó a Puig si se sentía frustrado.

"No", respondió. "Hubo unos cuantos lanzamientos fuera de la zona que cantaron strike; por lo que simplemente me toca hacer mi mejor esfuerzo. Hago swing de la misma forma que lo hice contra Atlanta, sólo no estoy teniendo éxito".

Hay sólo una cosa cierta: No se puede subestimar a Puig ni a los Dodgers. No se están rindiendo. Y no, nadie está entrando en pánico.

¿Recuerdan su carrera histórica hacia la postemporada que comenzó en junio?

"No hemos respondido en estos dos encuentros. Esperamos que volteemos las cosas en el tercer juego", dijo González.

Hay algo más que tomar en cuenta: Esperen que Ramírez esté de vuelta en el lineup el lunes. No hay forma en el mundo que se pierda el Juego 3.

"Aunque tenga algo mal, voy a seguir adelante", dijo. "Este es nuestro momento. No nos podemos apagar. Voy a hacer lo mejor posible para regresar al campo el lunes".

El campocorto no tiene otra alternativa. Una derrota el lunes podría ponerlos en una situación muy difícil de superar.