Alex Rodríguez. (Seth Wenig/AP)

NUEVA YORK -- Ahora empieza la espera para Alex Rodríguez y Grandes Ligas.

Las audiencias sobre la suspensión de 211 partidos del toletero de los Yanquis concluyeron el jueves cuando ambas partes presentaron sus argumentos finales, un día después que A-Rod abandonó furioso las sesiones y decidió no testificar en su defensa.

Las partes tienen hasta el 11 de diciembre para presentar mociones, y hasta el 21 para radicar las contestaciones. Luego se cerrará el expediente y el caso quedará en manos del juez Fredric Horowitz.

La decisión de Horowitz probablemente llegará en enero, dijo a la AP una persona con conocimiento del procedimiento, que pidió permanecer en el anonimato porque no estaba autorizada a divulgar detalles.

Los abogados de Rodríguez ya prometieron apelar el fallo en el tribunal federal, donde los jueces usualmente prefieren no revocar una decisión de arbitraje a menos que haya evidencia de que el árbitro estaba parcializado, que se excedió en su autoridad, o que no cumplió con las reglas establecidas por las partes.

Se desconoce el momento exacto de la decisión. El reglamento antidopaje del béisbol señala que el juez debe realizar "todos los esfuerzos razonables" para cerrar el expediente a tiempo para permitir que haya una decisión en un plazo de 25 días después del inicio de las audiencias. Pero, en este caso, las audiencias empezaron el 30 de septiembre, por lo que es imposible cumplir con ese cronograma.

Después que el juez presente su fallo, hay un plazo de 30 días para presentar la opinión escrita. Tampoco se sabe si Horowitz presentará su opinión escrita junto con su decisión.

El cronograma del caso podría complicar la planificación de los Yanquis para la próxima temporada, ya que el equipo no sabe si tendrá que pagar al antesalista sus 25 millones de dólares en salario, o si necesitará otro tercera base.

Grandes Ligas suspendió a Rodríguez el 5 de agosto por supuestas violaciones del reglamento antidopaje y el convenio laboral, como parte de la pesquisa de la clínica Biogenesis of America. El sindicato de peloteros apeló la sanción, y porque Rodríguez incurrió en su primera violación del reglamento, pudo seguir jugando mientras se resolvía el caso.

Horowitz presidió sobre tres sesiones de cuatro días cada una. La gerencia de las mayores presentó su caso entre el 30 de septiembre y 3 de octubre, y del 15 al 18 de octubre. La defensa de Rodríguez tuvo su turno los cuatro primeros días de esta semana.

Horowitz había planificado otros seis días de testimonios, pero no fueron necesarios.

Rodríguez se fue a mediados de la 11ra sesión el miércoles, furioso porque el juez no quiso citar a testificar al comisionado Bud Selig. El jugador y sus abogados acudieron a programas de radio y televisión para acusar a Selig de estar parcializado, y a todo el proceso de ser una farsa.

Sus abogados regresaron el jueves sin el pelotero para completar la presentación de sus argumentos. Al final de la audiencia, ambas partes se enteraron de la muerte del jefe del sindicato de jugadores, Michael Weiner, por un tumor cerebral que le detectaron hace 15 meses.