Yasiel Puig

LOS ANGELES -- El pelotero cubano Yasiel Puig suplicó a un policía estatal que lo dejara libre, tras detenerlo por conducir con exceso de velocidad en Florida, de acuerdo con un video revelado el miércoles.

La grabación muestra también al jardinero de los Dodgers de Los Ángeles, en el asiento trasero del auto patrulla, reprochándose a sí mismo el haber conducido tan rápido.

El desertor cubano de 23 años fue acusado de conducir en forma negligente. De acuerdo con las autoridades, iba a 177 kilómetros (110 millas) por hora, en una zona donde la velocidad máxima es de 112 kph (70 mph), en Naples.

Puig, quien vive en el área de Miami durante el receso entre temporadas, dijo al policía estatal que no estuvo manejando con exceso de velocidad durante la mayor parte de su viaje de dos horas hacia el norte, antes de que lo cronometrara el agente. Pero el policía se mantuvo inflexible.

"Amigo, por favor, amigo", le dice Puig a un agente. "Sólo le pido de favor por lo que más usted quiera... que no me lleve preso".

Puig suplica que sólo se le imponga una multa.

El policía le reprocha a Puig que haya puesto en riesgo la vida de otros ocupantes del automóvil, incluida su madre.

"Ni siquiera le importa la vida de su propia madre, no le importa nada", le dice.

"Sí me importa todo. Le estoy pidiendo perdón", responde el pelotero, cuya madre se escucha sollozando en el fondo.

El video muestra al policía estatal cuando explica a la madre de Puig, a un primo y otro pasajero la razón del arresto.

Estando en el asiento posterior de la patrulla, Puig dice a sí mismo: "¿Por qué tienes que manejar tan rápido, Puig? Tienes que aprender".

El gerente general de los Dodgers Ned Colletti dijo el miércoles que habló con Puig ese día.

"Él sabía que no estaba en una buena situación. Sabía que había decepcionado a mucha gente", señaló Colletti, quien agregó que le preguntó a Puig cómo iba a explicar su arresto a los niños de pequeñas ligas con quienes ha trabajado en Los Angeles.

Colletti sugirió que tener a su mamá en el auto puede ayudar a Puig a comprender la gravedad de la situación.

Los Dodgers continuarán tratando de formar y orientar a Puig, aunque Colletti dijo que el equipo no nombrará a una persona para que supervise constantemente al pelotero.

"Eso tampoco necesariamente va a detener todo", agregó.