Brad Ausmus y Mike Matheny.

LAKELAND, Florida - Desde el punto de vista de Brad Ausmus, pudiera no haber estado parado en el dugout de los Tigres de no ser porque Mike Matheny sigue vigente como timonel de los Cardenales.

Las comparaciones entre Ausmus y Matheny son bien similares. Ambos son ex receptores inteligentes y bien respetados que jugaron durante la misma era. Acapararon el mercado de Guantes de Oro en la Liga Nacional entre 2001 y 2006, con cada uno ganando tres. Y ambos han enfrentado interrogantes acerca de si alguien puede liderar a un equipo de alto perfil en Grandes Ligas sin tener experiencia alguna como manager.

La respuesta, como Matheny lo ha demostrado, es sí. Ausmus cree que la suave y exitosa transición de Matheny ayudó a que se le abrieran las puertas para su regreso al dugout.

"Creo que tuvo un impacto en el sentido de que los equipos comenzaron a entrevistarme", subrayó Ausmus. "Nadie me dijo eso, pero creo que es muy obvio".

De hecho, para Matheny no fue tan obvio.

"La realidad es que Brad probablemente podría haber estado dirigiendo a un equipo desde hace un par de año si así lo hubiese querido", manifestó Matheny. "Creo que fue inevitable una vez que la oportunidad idónea le llegó, tanto para él como para su familia, para poder convertirse en manager. Estoy seguro de que hará un excelente trabajo".

Los dos capataces charlaron por varios minutos detrás de la jaula de bateo antes del juego del lunes, pero ya habían conversado lo suficiente durante las Reuniones Invernales en diciembre para hablar de los retos y otros aspectos relacionados con ser un manager debutante. Ausmus calcula que pasaron una hora y media hablando, más tiempo del que Ausmus pasó con cualquier otro timonel ahí con excepción de Bud Black de San Diego, donde Ausmus formó parte de la directiva.

Ausmus dijo que buscó a Matheny antes de las Reuniones, pero su relación data de sus días como peloteros en activo. Matheny fue receptor de los Cardenales a principios de la década pasada, cuando Ausmus jugaba para los rivales de la División Central de la Liga Nacional Astros. Ausmus dijo que ocasionalmente charlaban en el cuarto de pesas o en el terreno, pero nunca tocaron el tema acerca de sus planes después del retiro.

"Estábamos muy ocupados tratando de batear", bromeó Ausmus.

Entonces encontraron la manera de conversar largo y tendido durante las Reuniones Invernales. Matheny dijo que le transmitió algo de su experiencia, algunas cosas que la gente dijo se convertirían en grandes problemas, pero de hecho no lo fueron, y un poco de los consejos que recibió cuando llegó para reemplazar a Tony La Russa en 2012.

"Cosas simples que creo todo mundo sabe, me refiero a ser tú mismo", indicó Matheny. "Ese fue uno de los mejores consejos que le pude dar, de hecho fue una de las primeras cosas que el propio [ex manager de los Tigres) Jim Leyland me dijo allá: 'Tienes que asegurarte de hacerte un favor y ser tú mismo y no tratar de ser una segunda versión de Tony. Tienes que ser tú mismo, y es así como comienzas a ganarte el equipo y tener éxito'. Ese fue un gran consejo".

Matheny y Ausmus también recibieron un arma de doble filo: Un equipo lleno de talento con el deseo de ganar ahora. Los Cardenales acababan de ganar la Serie Mundial cuando Matheny tomó las riendas, y los Tigres al menos han alcanzado la Serie de Campeonato de la Liga Americana en cada una de las últimas tres campañas.

A pesar de que eso pudiera crear expectativas más altas de las que un manager debutante enfrenta, Matheny, por lo contrario, dijo que le hizo el trabajo más fácil.

"Ya hay una cultura bien establecida. No es como si la organización está tratando de cambiar todo. Lo que se ha hecho aquí se ha hecho bien por mucho tiempo", manifestó Matheny. "El reto es, '¿cómo puedo integrarme y mantener esa cultura ganadora, aportar mi granito de arena para mejorar al club y guiar por el camino correcto a mis jugadores?' es una filosofía bien simple".