John Farrell.

FORT MYERS, Florida -- Para los Medias Rojas, la misión de convertirse en el primer equipo en repetir como campeón de la Serie Mundial desde el 2000 comenzó con una cadena de mensajes de texto que les recordaban a todos a no saltar ningún paso en el proceso para ser el equipo que levantará el trofeo.

"Me enteré de los mensajes de texto que circularon después del Juego 6 de la Serie Mundial y no dejaron de llegar", dijo el manager de Boston, John Farrell. "Creo que vieron la situación como una oportunidad de hacer algo especial".

Entonces, cabe la posibilidad de que los Patirrojos tengan lo suficiente para repetir.

"Siempre es maravilloso tener la experiencia de ganar el último juego de toda la temporada", señaló el abridor Jake Peavy. "Siempre será algo que nunca olvidaré. A la vez, creo que todos aquí están listos para darle vuelta a la página y enfocarse en el 2014. Es un año nuevo. Ese ha sido el lema en los textos que nos hemos enviado. Tenemos la mentalidad de que no hemos conseguido nada.

"Obviamente, algunos de los equipos de nuestra división se han reforzado. Pensamos que tenemos un buen equipo y no vemos la hora de posiblemente hacer lo mismo que en el 2013".

Con una buena mezcla de veteranos y jóvenes, junto a la profundidad en el cuerpo monticular y jugadores de posición, los Medias Rojas tienen las piezas para volver a llegar lejos.

"Todavía tenemos hambre de ganar", manifestó el presidente del equipo, Larry Lucchino. "No cabe duda de que los jugadores, los directivos y los dueños quieren ganar con frecuencia. Queremos retener el título, pero también estamos conscientes de lo difícil que es cuando hay otros 29 equipos que quieren quitarte la corona".

El camino comienza oficialmente contra los Orioles el lunes, cuando la edición 2014 de Boston entrará al terreno por primera vez.

Los veteranos en el núcleo del equipo descartan rápidamente la noción de que aparezca la actitud "cómoda" por lo que lograron en la campaña pasada.

"Por eso es que juegas", expresó Pedroia. "Me encanta competir y ganar como equipo. Para mí, lo que más disfruto es ver las caras de los compañeros cuando triunfas. Eso es bastante especial".

En el 2005, los Medias Rojas no tuvieron mucho éxito al defender su título debido a que la falta de profundidad en el pitcheo fue su mayor debilidad. Cayeron barridos por los Medias Blancas en la Serie Divisional de la Liga Americana. Tres años después, estaban en plena pelea para repetir, pero perdieron un doloroso Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el Tropicana Field ante los Rays.

"Recuerdo esa gran decepción", señaló Pedroia. "No quieres pasar de nuevo por eso. Cuando ganas, quieres siempre permanecer en la cima. Eso nos motiva un poco más para siempre estar ahí".

Aunque Boston debe de tener la ventaja con su mentalidad, el pitcheo podría ser la mayor clave en decidir su destino para esta temporada.

La rotación está integrada por cuatro serpentineros que han participado en el Juego de Estrellas: Jon Lester, John Lackey, Clay Buchholz y Peavy, Además, está el venezolano Félix Doubront, un zurdo con el talento de llegar pronto al Clásico de Verano.

En el bullpen, Koji Uehara está de regreso como cerrador, tras una espectacular campaña del 2013.

Y Uehara tiene un grupo talentoso de preparadores de mesa encabezado por Junichi Tazawa, el venezolano Edward Mujica y Andrew Miller.

La alineación contaría con bastante producción de Pedroia, el dominicano David Ortiz, Mike Napoli y posiblemente un repunte de Will Middlebrooks. Y toda la atención estará sobre el talentoso torpedero novato Xander Bogaerts.

Los Medias Rojas parecen tener una excelente banca con Jonny Gomes, Mike Carp y David Ross.

"Siempre será difícil cuando llegues como el blanco de todos", dijo Lester. "Todos aquí estamos preparados. Estamos entusiasmados por salir a defender nuestro título. Pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer".