Don Mattingly, manager de los Dodgers. (AP)

LOS ANGELES - Clayton Kershaw vio desaparecer una ventaja de los Dodgers cuando una curva en cuenta de 0-2 se convirtió en cuadrangular en el Dodger Stadium. Eso pasa con más o menos la misma frecuencia de una presentación de un solo out y tres carreras permitidas del cerrador de Los Angeles, Kenley Jansen.

Así fue el domingo para los Dodgers, que hicieron algunas cosas buenas pero que al final fueron derrotados en 10 innings por 7-4 a manos de los Gigantes, punteros del Oeste de la Liga Nacional. San Francisco llegó al lunes con marca de 24-14, seguido en dicha división por los Rockies con 23-17.

Si los Gigantes--campeones de la Serie Mundial tanto en el 2010 como el 2012--empiezan a recuperar esa sensación ganadora de aquellos años, eso no significa necesariamente que los azules empiecen a desilusionarse.

Es todo lo contrario. En el tercer lugar del Oeste con récord de 20-19 luego de perder tres de cuatro juegos en casa ante San Francisco, los Dodgers no lucen como un equipo de tercer lugar cualquiera.

"Hemos jugado bien, hemos jugado duro-están pasando muchas cosas buenas", dijo Jansen. "No es cómo empiezas, sino cómo terminas".

Jansen cargó con la derrota el domingo, concediendo esas tres carreras que marcaron la diferencia en el décimo episodio.

"Es una temporada larga", dijo el derecho. "Vamos a ser exitosos, sin importar cómo se vean las cosas ahora. Es que no hemos entrado en ritmo aún. Confiamos en que lo haremos".

Kershaw, el mejor lanzador del béisbol, ha tenido un inicio extraño del 2014. No es normal arrancar en Australia, ir a la lista de lesionados y luego hacer tu debut en casa el 11 de mayo.

El dos veces Cy Young de la Liga Nacional iba ganando 2-1 cuando el venezolano Pablo Sandoval le conectó cuadrangular-su séptimo en 95 turnos-ante una curva que Kershaw normalmente hunde.

"Es frustrante", dijo Kershaw. "El equipo jugó tan bien. Luchamos todo el día. Pienso que jugamos un buen béisbol en sentido general. Que yo ceda eso después de que el equipo jugara tan bien…es frustrante.

"Uno odia decir que es cuestión de tiempo", continuó el zurdo al hablar del panorama de los Dodgers en el Oeste. "No tenemos tiempo. Tenemos que jugar con urgencia".

Ahora bien, los Dodgers del 2014 están en mejor posición que la edición de hace un año. A esta altura de la temporada pasada, Los Angeles tenía marca de 17-22, ocupaba el sótano de la división y estaba a 5.5 juegos del primer lugar. Los Gigantes tenían 23-15 y se encontraban en la cima.

"He pasado por esto", dijo Jansen, quien ha permitido nueve carreras limpias en 17.2 innings (4.58). "No pienso en eso. No lo puedo cambiar. Lo que pasó (el domingo) ya pasó. Tengo que volver (el lunes) contra Miami y ser mejor".

Jansen sabe cómo terminar fuerte una campaña. El año pasado concedió apenas cuatro limpias en 30.1 entradas (1.19) después del Juego de Estrellas y estuvo entre los cerradores más dominantes de Grandes Ligas.

De su parte, el manager Don Mattingly no está contento con ninguno de los números que ve ahora mismo. Pero lleva demasiado tiempo en el juego para sobre-reaccionar en mayo.

"Estamos bien", dijo el piloto. "Sabemos que podemos jugar. Simplemente tenemos que hacer lo nuestro".