Anthony Bosch se entregó a agentes de la DEA. (AP)

MIAMI -- El ex dueño de una clínica acusado por vender drogas para mejorar el rendimiento deportivo a Alex Rodríguez aceptó el martes declararse culpable por su participación en lo que la fiscalía describió como un amplia conspiración para distribuir esteroides entre peloteros de Grandes Ligas y atletas de escuela secundaria.

Las acusaciones contra el dueño de Biogenesis of America, Anthony Bosch, y otras seis personas son uno de los puntos cruciales en un caso que lleva más de dos años y que ha provocado demandas, insultos y suspensiones de varios jugadores, entre ellos Rodríguez.

También fue acusado Yuri Sucart, el primo de 52 años de Rodríguez, y quien según el antesalista de los Yankees de Nueva York le suministró esteroides entre 2000-03 cuando jugaba con los Rangers de Texas.

Sucart y los otros están acusados de desempeñarse como reclutadores, coordinando encuentros entre atletas y Bosch, quien se presentaba como el "Doctor T", dijeron las autoridades. Los atletas profesionales pagaban hasta 12.000 dólares mensuales por las drogas que les daba Biogenesis, mientras que los atletas de escuela secundaria pagaban hasta 600 dólares mensuales. A todos los clientes les prometían que las sustancias no serían detectadas en controles antidopaje, señaló la fiscalía.

"El (Bosch) no es un doctor", dijo Mar R. Trouville, jefe de la oficina de la DEA en Miami. "Es un narcotraficante".

El fiscal Wilfredo A. Ferrer indicó que Bosch no tenía licencia médica, lo que hizo que todo fuese aún más peligroso.

"Al igual que en muchos casos relacionados con drogas, estos acusados estaban motivados sólo por una cosa, el dinero", puntualizó Ferrer.

El béisbol de Grandes Ligas no participó en la investigación criminal y rehusó comentar al respecto. No hubo atletas acusados ni mencionados en los documentos judiciales, y no se sabe cuántos podrían estar involucrados. Sin embargo, las autoridades dijeron que Bosch admitió haber suministrado fármacos para mejorar el rendimiento a 18 jóvenes de secundaria.

Michael McCann, director del departamento de ley deportiva y de espectáculos de la Facultad de Leyes de la Universidad de New Hampshire, dijo que es improbable que los jugadores involucrados en el escándalo encaren acusaciones criminales, a menos que haya evidencia de que un atleta haya pasado de utilizar las drogas a venderlas.

"Podrían perder algún contrato de patrocinio por cláusulas de conducta en el contrato, pero si eso fuese a suceder, creo que ya habría pasado", dijo McCann. "En cuanto al castigo del béisbol, el béisbol ya los sancionó".

La fiscalía puede haber demorado tanto porque los investigadores probablemente querían confirmar la información que les dio Bosch, incluso si estaba cooperando, dijo McCann.

Joe Tacopina, un abogado de Rodríguez, dijo que los arrestos del martes cierran un capítulo para Rodríguez, y le permitirán concentrarse en su regreso al terreno de juego.

"Primero, confirma la noción de que Alex no cometió ningún crimen", dijo Tacopina. "Y, segundo, en realidad, esto marca el principio del fin de toda la saga de Biogenesis y permite a Alex concentrarse en seguir adelante".

Rodríguez está suspendido por toda la temporada de 2014 de Grandes Ligas, el castigo más largo jamás impuesto por el béisbol por dopaje. El toletero es el único de los 14 jugadores involucrados en el escándalo que apeló su sanción.

Sin embargo, como la investigación sigue abierta, todavía existe la posibilidad de que más jugadores encaren sanciones por el caso de Biogenesis.

A-Rod ha negado haberse dopado mientras jugaba con los Yankees. Su primo tiene prohibido entrar al camerino, viajar o participar de cualquier otra actividad con el equipo desde que Rodríguez dijo que Sucart obtuvo esteroides y se los inyectó cuando jugaba con los Rangers.

Bosch comparecería más tarde en una audiencia de fianza, y encara una sentencia de hasta 10 años de prisión.

Bosch y Sucart fueron acusados de conspirar para distribuir testosterona, al igual que Carlos Javier Acevedo, Jorge Augustine Velázquez, Christopher Benjamín Engroba, Juan Carlos Núñez y Lázaro Daniel Collazo, un conocido entrenador de béisbol a nivel juvenil y universitario que ha trabajado con las universidades de Miami, Louisville y South Florida.

Los documentos señalan que entre octubre de 2008 y diciembre de 2012, Bosch conspiró por voluntad propia para distribuir el esteroide anabólico testosterona.

La fiscalía también anunció el arresto de otras tres personas en una conspiración descubierta durante la pesquisa de Biogenesis. Sin embargo, ese caso tiene que ver con el estimulante conocido como "molly", y no tiene vínculos con Bosch.

Un reportaje del diario Miami New Times en enero de 2013, que provocó la investigación de Grandes Ligas, señalaba que entre 2009-12 Rodríguez compró hormona de crecimiento humano y otras sustancias a Biogenesis of America. El periódico indicaba que tenía registros de las compras realizadas por el toletero de los Yankees y otros jugadores.

El diario reportó que en los registros aparece Sucart comprando hormona de crecimiento humano.

Grandes Ligas demandó a Bosch y su clínica, pero retiró la demanda en febrero. La demanda acusaba a ambas partes de conspirar con jugadores para que violaran sus contratos al suministrarles sustancias prohibidas.

Aunque la demanda pedía una compensación no especificada, también otorgaba a Grandes Ligas una avenida legal para pedir al tribunal los registros de la clínica.

Rodríguez, quien niega haberse dopado desde que juega con los Yankees, inicialmente apeló la suspensión, aunque desistió en febrero y aceptó el castigo. También retiró dos demandas contra Grandes Ligas y el sindicato de peloteros.