LOS ANGELES - Albert Pujols insistió en que estaba jugando dentro de los parámetros del juego, ya que la ventaja de los Angelinos era de cinco carreras y la poderosa ofensiva de los Dodgers tendría dos turnos más al bate.

La situación del partido aparte, es posible que el toletero dominicano del equipo de Anaheim le haya dado una lección valiosa al joven jardinero cubano de los Dodgers, Yasiel Puig.

Dicha lección sería la siguiente: Nunca te olvides del corredor en base, sin importar quién sea y dónde se encuentre.

El lunes, Pujols fue el primer bateador de los Angelinos en el octavo inning y conectó sencillo. Más adelante, avanzó a la segunda con un elevado de Josh Hamilton al jardín central, aprovechando la manera sin cuidado en que Puig atrapó el batazo y corrió sin rumbo después de hacerlo.

Dos innings antes de eso, Puig había hecho lo contrario: Después de hacer una atrapada en el bosque central, por poco dobla al dominicano Erick Aybar en la primera e hizo un gesto juguetón con un dedo dirigido al torpedero de los Angelinos.

"Sólo hacía mi trabajo, tratando de colocarme en posición de anotar", dijo Pujols después de la victoria por 5-0 de los Angelinos sobre los Dodgers.

Puig-de manera juguetona también, o así parecía al menos-se burló de Pujols después de éste aprovechar para llegar a la segunda, atrapando un elevado conectado por Aybar y haciendo otra seña con la mano derecha como manera de retarlo a tratar de avanzar a la tercera. Después de la entrada, Pujols se rio mientras volvía al dugout e imitó la manera en que Puig atrapó el batazo de Hamilton.

"Él puede divertirse; yo también me estoy divirtiendo", dijo Pujols.

"Espero que él aprenda una lección de eso", dijo acerca de Puig el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Albert sabe cómo jugar el juego. Albert toma algunos pasos duros y si Yasiel tira de una vez, (Pujols) se para. Pero (Puig) baja la cabeza y Albert sabe que no hay jugada (en la segunda).

"Si no pones atención, te harán hacer pasar vergüenza", continuó el capataz. "Y (Pujols) hizo pasar vergüenza a (Puig)".

Puig reconoció que quedó "sorprendido" al ver correr a Pujols, pero agregó que la jugada no le molestó.

"¿Por qué me va a molestar?" expresó el guardabosque. "Él estaba haciendo un gran trabajo. He hecho lo mismo yo".