Carlos Frías (AP)

LOS ANGELES -- Siete años. Ese fue el tiempo que el serpentinero dominicano de los Dodgers, Carlos Frías, tuvo que esperar para hacer su debut en Grandes Ligas.

Fue en la octava entrada del primer juego de la serie de los azules ante los Angelinos el lunes. Abajo en el marcador 5-0, no fue una situación crucial para Los Angeles, pero el corazón de Frías palpitaba rápidamente.

"Es un momento importante", expresó el derecho de 24 años de edad. "Ahora no debo estar nervioso. Solamente pensaba que si estaba bajo control, todo saldría bien".

Pocos minutos después, Frías permitió su primer imparable en la Gran Carpa -- pero solamente fue un pequeño osbtáculo.

Su compatriota Albert Pujols fue el único bateador que se le embasó a Frías, quien tiró dos entradas en blanco y ponchó a dos bateadores en su debut. La presentación del novato fue uno de los pocos puntos brillantes de los Dodgers la noche del lunes.

Frías, quien es calificado como 18vo entre los mejores prospectos de Los Angeles, dijo que estaba entusiasmado por la oportunidad -- tras una larga espera.

"Llamé a mi madre", manifestó el joven lanzador. "Estuvo esperando siete años. No pudo contener su emoción".

Frías tenía una foja total de 10-5 con 4.58 de efectividad en 21 juegos (20 como abridor) entre Doble-A Chattanooga y Triple-A Alburquerque. Ahora le brinda profundidad a un grupo de abridores que se ha visto afectado por las lesiones.