Aroldis Chapman. (AP)

Cuando se trata de cifras triples en el radar, el cerrador de los Rojos, el cubano Aroldis Chapman, no tiene igual.

Números acumulados y calculados por PITCHf/x demuestran que ningún lanzador de Grandes Ligas este año ni de las últimas siete temporadas ha dominado con velocidad como lo ha hecho Chapman en las últimas campañas.

El lanzallamas tiró un noveno inning en blanco el viernes para registrar su juego salvado número 102 y extender a 47 su propio récord de presentaciones con por lo menos un ponche.

Ahora es apropiado reflexionar sobre una carrera que se ha basado en cohetazos desde la lomita.

Chapman no sólo ha tirado el pitcheo más rápido medido en el radar desde el 2008 (105.1 el 24 de septiembre del 2010, ante Tony Gwynn Jr. en San Diego), sino que ha realizado 35 de los 37 lanzamientos más duros en las últimas siete temporadas. Increíblemente, las dos más rápidas-siendo la segunda a 104.1 millas por hora-fueron en ese mismo turno de Gwynn. Para sorpresa de nadie, éste se ponchó.

"Él es increíble y ni siquiera sabe lo bueno que es", dijo el receptor suplente/primera base de los Rojos y también compatriota de Chapman, Brayan Peña. "Te estoy diciendo, es algo grande. Y luego va (al clubhouse), se pone hielo y se sienta como si no hubiera pasado nada. Es algo especial".

Nadie se acerca a igualar a Chapman en cuanto a la velocidad del cubano. El dominicano Neftalí Féliz (103.4 MPH el 1ro de septiembre) y el venezolano Henry Rodríguez (103.2 el 15 de septiembre del 2010) son los autores de los otros pitcheos más duros desde el 2008 entre los 37 antes mencionados (curiosamente, ambos fueron durante turnos de Mike Avilés).

El único lanzador aparte de Chapman que ha alcanzado las 101 millas por hora es el relevista dominicano de los Reales, Kelvin Herrera.

De los 139 lanzamientos más rápidos este año-que han sido entre 100.8 y 103.8 MPH, 136 han salido de la mano izquierda de Chapman. Herrera, el también dominicano Carlos Martínez y Matt Capps (100.9 de éstos últimos dos) son los únicos otros que han alcanzado semejante velocidad.

"Por eso me gusta salir lo más posible en televisión con él, porque algún día, cuando la gente no sepa quién soy, alguien dirá, '¡Hey, ése es Peña (con Chapman)!", expresó el cátcher veterano. "Este muchacho es increíble. ¿Cómo puede un ser humano tirar todos esos pitcheos a más de 100 millas por hora?"

El 29 de julio, en una victoria de Cincinnati sobre Arizona, Chapman pasó de las 100 millas por hora con 11 de sus 16 lanzamientos. Y eso fue un día después de alcanzar cifras triples en 15 de sus 20 pitcheos en el primer juego de la serie vs. los Diamondbacks.

Rumbo a su 100 salvamento en Grandes Ligas, Chapman le tiró cuatro pitcheos de más de 100 MPH tanto al curazoleño Didi Gregorious como al venezolano Gerardo Parra. De su parte, el también venezolano Martín Prado vio tres de 99.5.

Todo eso fue a 24 horas de tirar 15 de sus 20 lanzamientos con una velocidad de entre 100.6 y 103.8 millas por hora el día anterior.

"Aún creo que preferiría enfrentarlo (como bateador) en vez de recibirlo, para ser honesto", dijo el receptor de los Diamondbacks, el venezolano Miguel Montero, quien recibió a Chapman en el Juego de Estrellas y se ponchó ante el cubano el 28 de julio. ""Puedes ver la reacción de Mesoraco (receptor de los Rojos). Cada vez que atrapaba la bola se veía como que, '¡Ah!', como si estuviera con dolores".

Durante su racha de 47 presentaciones consecutivas con al menos un ponche-cadena que remonta al pasado 21 de agosto-Chapman ha abanicado a 95 bateadores en 48.2 innings. Sus 102 rescates en Grandes Ligas han sido en 117 oportunidades (87.0%). Además, las 115 oportunidades que necesitó para llegar a los 100 juegos salvados son la octava menor cantidad de la historia para alcanzar un centenar de salvamentos.

Hace 29 años, la revista Sports Illustrated publicó un artículo ficticio-en ocasión del 1ro de abril, el famoso día April Fool's para hacer bromas e inventar historias-sobre un lanzador del nombre de Sidd Finch, quien según el autor George Plimpton podía tirar a 168 millas por hora.

Por supuesto, Finch era una figura ficticia. Pero Chapman es lo más cerca que hemos visto.

"Con (un día) de descanso, me sentía suelto, mejor", dijo Chapman después de su actuación dominante del 28 de julio. "Uno está pitchando nada más; no puedes controlar lo duro que tires".