Huston Street. (AP)

LOS ANGELES - Los Angelinos cuentan con Huston Street para cerrar los juegos, acumular los salvamentos y asegurar las victorias. Ese es su trabajo, por lo que le pagan y el motivo por el que lo adquirieron vía cambio.

Pero para Street, su responsabilidad es un poco diferente.

"Mi trabajo es jugar hoy", dijo el derecho. "Le pagan a los medios por recordar (los juegos) y a mí me pagan por olvidarlos; por olvidar los buenos y por olvidar los malos. Tus salvamentos (en el pasado) no te van a hacer procurar más rescates".

Si bien es cierto que Street quiere olvidar cada una de sus presentaciones, los Angelinos no tienen motivo para borrar de sus mentes los siete ceros que ha brindado su nuevo cerrador desde que llegó de San Diego el 18 de julio. En ese lapso ha salvado seis juegos y ha mejorado su efectividad en la temporada a 0.90.

Desde el 2011, Street ha convertido con éxito el 93% (123-115) de sus oportunidades de salvamento, el mejor porcentaje de Grandes Ligas. En el 2014, el derecho de 31 años tiene el mejor promedio de carreras limpias entre los cerradores de las Mayores y ha salvado 30 juegos en 31 oportunidades.

"Huston trae un talento para poder cerrar los juegos", dijo el manager de los Angelinos, Mike Scioscia. "Creo que su habilidad y experiencia para conocer su material y a los bateadores, además lo que significa lanzar en el noveno inning, han traído una dinámica que ha ayudado a profundizar la parte trasera de nuestro bullpen.

"Él va a ser importante para nosotros".

Aun antes de ponerse el uniforme de los Angelinos, la organización de Los Angeles-Anaheim sabía lo importante que Street podía ser. El equipo y su gerente general Jerry Dipoto cedieron bastante de un sistema de liga menor ya bastante débil para adquirir a Street, enviando a los Padres a tres de sus primeros 10 prospectos.

Desde el 5 de julio, Street no permite carrera ni malogra oportunidad de salvamento. En ese trecho ha permitido cuatro hits y ha dado apenas dos bases por bolas.

"No construyo a base de presentaciones", explicó Street. "No creo en eso. Creo que hacer el próximo pitcheo, un lanzamiento a la vez. Creo que el trabajo de los medios es documentar todo eso, crear una estadística. Mi trabajo es hacer el próximo pitcheo".

El viernes, Street tenía una ventaja de dos carreras ante Tampa Bay, pero llenó las bases sin outs. Al final salió de apuros. El domingo, le fue más fácil con una entrada de 1-2-3-su inning perfecto número 22 de la temporada.

"Entonces, sin importar lo que hayas hecho, no has hecho nada", expresó Street. "Simplemente tratas de jugar hasta que termina la campaña. Así es que he construido mi carrera, con un pitcheo, un día a la vez. De repente, son 10 años y lo único que trato de hacer es jugar hoy. Tal vez me dé cuenta más adelante que son 10 más".

Las décadas podrían acumularse en los recuerdos de los fanáticos y en los libros de historia, pero no en la cabeza de Street.