David Ortiz. (Elise Amendola/AP)

BOSTON - Con un David Ortiz encendido pero fuera del lineup de los Medias Rojas el jueves, hubo oportunidad de reflexionar acerca de lo que el dominicano ha hecho últimamente y a lo largo de la campaña.

Para empezar, el toletero se embasó cuatro veces en cada uno de los primeros tres juegos de la serie de Boston ante los Angelinos. En ese tramo, se fue de 10-8 con cuatro boletos y dos cuadrangulares.

Ningún jugador de Boston se había embasado al menos cuatro veces en tres partidos consecutivos desde que Johnny Damon logró la hazaña en junio del 2002. Pero Ortiz no considera que dicha racha sea algo fuera de lo común.

"Creo que eso fue justo lo que ustedes vieron en la Serie Mundial. ¿Acaso no hice lo mismo en aquella ocasión?", manifestó el veterano.

El quisqueyano se refería a su bateo implacable contra los Cardenales de San Luis en el Clásico de Otoño del año pasado, en el que tuvo promedio de .688 con porcentaje de embasarse de .760 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.948.

"En esto no hay magia; acuérdense de eso", dijo Ortiz, quien tuvo un respiro el jueves mientras que los Medias Rojas se encuentran en medio de una seguidilla de 17 partidos sin día libre alguno.

Quizás muchas personas no estén conscientes del gran esfuerzo que hace Ortiz tras los bastidores para seguir produciendo de tal manera a sus 38 años de edad.

"Todos los días antes de las prácticas de bateo, cuando observas cómo entrena, [ves] por qué mantiene cierto nivel de durabilidad", dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell. "Trabaja muy duro".

Ortiz llegó a la acción del viernes como el líder de Grandes Ligas con 93 remolcadas, algo notable si se toma en cuenta que los Medias Rojas están en el último lugar en la Liga Americana en carreras anotadas.

Al paso que va, Ortiz podría convertirse en apenas el segundo ligamayorista en la historia que encabeza el Joven Circuito en remolcadas por un equipo que termina en el último lugar en carreras. El primero fue Wally Berger, quien produjo 130 anotaciones por los Bravos de Boston en 1935.

"Está teniendo un año para la historia", dijo Farrell acerca de Ortiz.