Los Dodgers han vuelto a la élite de las Grandes Ligas.

Sin importar cómo termine la temporada de los Dodgers en esta temporada, el equipo ha hecho exactamente lo que se propuso hace dos años. Y ésa es parte de la historia que no debe pasar desapercibido.

Bueno, ya puedo imaginar a los lectores burlándose y sé lo que están pensando. Sí, el dinero les ha ayudado. Pero las cosas con más complicadas.

Después de todo el dinero que los Dodgers han gastado y tanto tiempo en el primer lugar de su división este año, cualquier cosa que no sea un banderín conquistado de la Liga Nacional será una decepción.

En eso estamos claros. Este roster no se construyó con un plan de cinco años en mente. Pero por otra parte, el panorama se veía bien diferente cuando Mark Walter, Magic Johnson y el resto de su grupo compraron el equipo el 1ro de mayo del 2012. En esos tiempos la meta era más sencilla.

Antes de pensar en ganar un título, los Dodgers simple y llanamente necesitaban volver a ser relevantes en las mentes de sus fanáticos. El equipo de Los Angeles quería que los fans pensaran diferente acerca de la franquicia que en años anteriores.

Y eso es exactamente lo que ocurrió. Cuando ves a los Dodgers solos en la cima del Oeste de la Liga Nacional durante el último mes y observas a casi 47,000 espectadores por juego en el Dodger Stadium, te das cuenta de lo lejos que ha llegado la franquicia en tan poco tiempo.

Al principio, ése era el reto. Lo superaron hace mucho tiempo. El hecho de haberse logrado tan rápido es un tributo a toda la gente involucrada.

Es cierto, los Dodgers han gastado una enorme cantidad de dinero para adquirir a mucho talento-Zack Greinke, el mexicano Adrián González, Josh Beckett, Carl Crawford-pero eso era parte del plan original. Los Angeles creía que tenía que gastar ese dinero para conseguir una buena cantidad de talento y hacerles saber a los fans que había llegado una nueva era.

Ya recuperada la atención de la fanaticada, el plan era hacer las cosas como siempre las había hecho el presidente de los Dodgers, Stan Kasten, cuando éste era uno de los jefes de los Bravos. La meta era construir una franquicia a base de scouts y desarrollo de jugadores.

Kasten no va a pedirle disculpas a nadie por contar con la mayor nómina en Grandes Ligas. Con US$235 millones, es ahora más que el doble de la que heredó el 1ro de mayo del 2012. Pero una vez más, hay que destacar que eso fue para enviarles un mensaje contundente a los fanáticos.

Todo equipo tiene que aprovechar sus recursos. Los Dodgers siempre contarán con más dinero que algunos otros clubes. Pero ya para esta época el dinero no garantiza nada.

Ningún equipo puede construir un roster ganador estrictamente vía la agencia libre, ya que no quedan suficientes jugadores de calidad en el mercado. Si la temporada terminara ahora, tres de los cinco equipos con mayor nómina quedarían fuera de los playoffs.

Volvamos al tema de los Dodgers. Hace dos años, la asistencia estaba en baja y el equipo tenía tres temporadas sin clasificar. Y cuando eran noticia, no tenía nada que ver con el béisbol (la venta del equipo, el divorcio de los McCourt y la golpeada del fan de los Gigantes).

Ahora vean lo que son los Dodgers. El Dodger Stadium se ha remodelado con pasillos más anchos, nuevos asientos, una nueva pizarra y un nuevo sistema de audio. Ahora uno de los mejores lugares para ver un juego es mejor todavía.

Y es un estadio lleno casi todas las noches. Los Dodgers llevan un paso para una asistencia de 3.8 millones de espectadores por apenas la segunda ocasión en la historia de la franquicia.

El roster también se ha transformado. Un solo cambio con los Medias Rojas trajo a Crawford, Beckett y González. Pero la adquisición impactante fue la del cubano Yasiel Puig, quien se ha unido a Clayton Kershaw como las dos caras de la franquicia. El ascenso de Puig a Grandes Ligas impulsó la reacción del equipo para poner a los Dodgers en los playoffs.

Hay momentos en que Puig está totalmente fuera de control, pensando que cada base debe robarse y cada pared chocada. Pero el cubano también tiene tremendo talento y tremenda carisma que pueden impactar tanto a sus compañeros como a los fanáticos.

¿Tienen los Dodgers suficiente calidad para ganar la Serie Mundial? Claro que sí, sobre todo si Kershaw y Greinke están lanzando bien en octubre. Pero por el momento, Los Angeles no se ha despegado completamente de San Francisco en el Oeste de la Nacional.

Dado lo impredecible que es octubre, los equipos que mejor juegan en la recta final siempre tienen las mayores posibilidades de llegar a la Serie Mundial. Ahora bien, ha cambiado tanto en tan poco tiempo para los Dodgers que nada debe de sorprendernos.

Tampoco puede cambiar en nada el panorama general. Las cosas han cambiado en Los Angeles y, en ese sentido, ya han ganado los Dodgers.